cerrar
PC

¿Es realmente necesario Windows 11?

Después de haber logrado, gracias a unos sencillos ajustes, instalar Windows 11 en nuestro equipo profesional y de probar cuatro cosas, nos hemos quedado… ¿Bueno, y qué hacemos ahora?

Cabría esperar hacer una entrada de esto pero, es que ya lo hicimos hace días en lo que es nuestra entrada comodín para mostrar esas cosas que pensamos que molan pero que, o bien terminamos decidiendo que es mejor que hablen por sí solas, no decir ni pio y que saquéis vuestras propias conclusiones, o bien tienen una relevancia meridiana (lo que viene siendo un “ni fu ni fa pero gracias por contarlas”).

Windows 11 está en una situación mezcla de ambas y es por lo que al final me he decidido abrir este tema, además aderezado si cabe con un ligero tono de decepción (¿desgana? ¿desinterés?), no tan marcado como la última entrada que hicimos en línea a “algo que no nos emocione…” pero muy por ahí (de hecho en esa propia entrada ya hicimos eco de la noticia del lanzamiento de Windows 11).

Si, hemos obrado el milagro, y dos veces además, los pantallazos de la entrada en imágenes está ejecutado sobre una VM mientras que la de la portada de arriba es en una máquina física. Todo eso daría para poder hacer una entrada chula explicándoos como lograrlo, pero es que, más allá del logro en sí, que es muy guay para darse el pisto y tal… no tiene ninguna utilidad alguna más que el postureo, a parte también hay tal ingente cantidad de vídeos en internet, que sólo con echar un vistazo así sin mucho interés, podéis dar con el adecuado.

El momento en que lanzó Microsoft el anuncio de Windows 11 fue muy astuto, pues en ese momento la gente, el interés general, estaba muy metido en otro tema… no recuerdo muy bien creo era por los nuevos cacharritos de Apple… estaba igualmente inundado de vídeos de los cacharritos de Apple y YouTube estaba plagado de ellos, y va Microsoft y dice, “hey chavales ahí os va eso” y todos en tropel a verlo y a tratar de ejecutarlo y mil cosas más. Y encima con el jugoso añadido de que no todas las máquinas pueden ejecutarlo, ese fue sin lugar a dudas el movimiento más astuto de todos. No hay como poner un impedimento para que la noticia en sí gane todavía más titulares.

Lo que fue nosotros, sin ánimo de querer ser los gurús y los más guays, decidimos que pasara la tormenta y que las aguas se tranquilizaran, aunque no os puedo engañar, intentamos unas horas en conseguir que uno de los equipos lograra pasar el programa de validación que verifica que el equipo sea apto para Windows 11 (que por cierto no lo logramos), y no ha sido hasta esta mañana cuando nos hemos tirado a la piscina instalándolo en el equipo profesional, con resultado satisfactorio.

Windows 11 es potito y tal pero tiene mucho aún por pulir, incluso ni tiene bien adaptado el español (el japonés ni os cuento, lograr la ISO ya es todo un ejercicio imposible) y la sensación que deja es que estás probando una distro de Linux con muchos colorinchis, pero a parte de eso, nada más. No existe ni tiene el aliciente que sí hubo con Windows 10 que abrimos un tema colosal. Aquello si era algo memorable, estaba el aliciente y la promesa de un upgrade gratuito, el primero de la historia de Microsoft, que venía a sustituir a un sistema que no calló en gracia como Windows 8 y encima podías hacerlo también desde un equipo con Windows 7 (nuestro Vaio se benefició de ello, otorgándole una segunda vida), pero Windows 11, ¿qué trae?

Trae una Microsoft decidida a vendernos cacharritos. Sí, en plan Apple, por qué sino pensáis que ha metido esas variables si no. A parte de haber logrado en estas fechas ser el dulce castigo que impide que viejas máquinas no deberían poder ejecutarlo pero que la comunidad ha encontrado la forma de hacerlo, y de ganar notoriedad puntual, su objetivo es vender nuevo hardware de último modelo (de hecho ya se comentan que máquinas recientes suyas no van a poder). El tiempo dirá si esas tres variables que tira para atrás instalar Windows 11 serán verdaderamente necesarias (¿alguien dijo Windows 11 en máquinas de Apple con chip M1?), por lo pronto ya van cumpliendo su función. Sí, está la promesa de las aplicaciones de Android, y es creíble mucho, y mucha gente seguro se beneficiará de ello cuando salga, pero no va a estar al alcance de aquellos que ahora son felices viendo mover Windows 11 en sus máquinas porque, a diferencia de Windows 10 que se barajó la posibilidad de que ciertos micros carentes de ciertas capas de protección no pudieran ejecutarlo, al final se echaron para atrás. Esta vez no va a ser así, de echo olvidaros de ver Windows 11 en equipos 32 bits. Mentalizaros en algo, las capas de seguridad que ahora escuecen y se han salvado, muchas aplicaciones en un futuro podrían buscarlas para que su software se pueda ejecutar, y aunque nosotros a nada de eso lo veamos utilidad, para el creador si puede ser importante y aun con Windows 11 instalado, no puedas utilizarlas.

Y si todo esto, lo confrontas con un Windows 10 totalmente operativo y útil, con aún muchos años con soporte por parte de Microsoft, y con WSL con el que hacer de tu pc una máquina super útil llena de cosinas de Linux, ¿qué necesidad hay de (introduzca verbo aquí) Windows 11? En la actualidad, en la práctica, ninguna, como sustituto de Windows 10 en un futuro… quien sabe… ¿estaremos ahí para contároslo? Esperemos que sí ><

Ni mucho menos esto es un adiós a Windows 11, para nosotros que llevamos el cacharreo, la curiosidad y la experimentación en la sangre, sería cerrarnos muchos campos, pero somos conscientes que por lo pronto y ahora, salvo para llenar minutos de videos de YouTube y páginas webs de contenido, no sirve para mucho más. Dejemos trabajar a Microsoft y su comunidad para que hagan de este un buen sistema operativo que no caiga en esa vieja historia que arrastran de años que dice eso de “siempre un Windows bueno le sigue uno malo” www

Gracias por leernos, hasta la próxima^^

LEER MÁS...
1 2 3 48
Página 1 de 48